Crossdresser, Travestismo

A que se dedica Mariana !

Estoy trabajando aún, pese a que mi día comenzó a las 5 am… me dedico a diseñar soluciones de sistemas de Tecnologías de la Información o TI

Debo decir que me apasiona mi trabajo y disfruto cada proyecto que implemento pero sobre todo cada reto que se interpone y que puedo resolver, amo aprender nuevas soluciones diariamente, me crear nuevas cosas; pero sobre me gusta descubrir que existen miles de personas afuera con distintos niveles de conocimiento y que pese a la mucha o poca experiencia que tenga cada uno siempre esté dispuesto a aprender algo nuevo.

Dejar que Mariana fluya en todos los sentidos, ha sido quizás uno de los mayores retos a los que me he enfrentado en esta vida y vaya que no es fácil. Estudiar para mi fue el camino para tener mejores oportunidades en la vida y descubrir nuevas experiencias de este mundo, así que si resumimos un poco a Mariana y su tiempo en la escuela podríamos decir lo siguiente:

Año 1995, la secundaria me espera, mis hormonas están locas y mi gusto por la ropa femenina comienza a volverse cada día más intenso, no es solo la ropa, es mi personalidad, mis gustos, el tener un cerebro de niña en un cuerpo de niña que aún se está desarrollando, y entonces pienso… y pienso ¿Qué pasa si doy el salto y de niño me vuelvo niña? la idea da vueltas, sonrió, disfruto esa idea, me hace muy feliz y sin embargo, un día después la idea me invade, me asusta, me llena de tristeza.

Y si volverme chica me hace perder la única oportunidad de sobresalir, si esa única oportunidad se va a la basura… y entonces hago un análisis rápido de mi ambiente actual, ¿a qué se dedican las travestis por mi casa ? y entonces descubro con tristeza que en el ambiente que me desarrollo el travestismo es mal visto, se ve como un problema, y empieza a limitar las oportunidades sociales de las personas, es así que la mayoría de las travestis con las cuales hablo se dedican a temas de estéticas, su vida es nocturna y casi oculta de la sociedad, nadie piensa en estudiar por que el hecho de pensar en vestirse como mujer para ir a la escuela es algo que causa burla y violencia con los compañeros.

Así que dejo pasar la secundaria, vestida a escondidas, tratando de llevar un rol masculino y fuerte por que soy el mayor de 3 hermanos y debo mostrarle al mundo que soy capaz de ser un pilar de mi familia, es triste, es deprimente, tengo tantas dudas y tan pocas respuestas, estoy agobiada, estoy triste, odio el cabello corto y la ropa de niño pero prometo que voy a superarlo.

Año 1998, comienza la preparatoria, empiezo a trabajar y estudiar, es genial por que ya tengo dinero para poder comprar ropa para Mariana… aquí decido que Mariana es un nombre definitivo, para estas alturas ya pasé por “Marlen, Alejandra, Stephany, Yeimi, Ivonne, Gabriela y quizás algunos más que no recuerdo” y entonces Mariana comienza tomar forma, empieza tomar su estilo de vestimenta pero lo sigue haciendo a escondidas y con poco tiempo pues entre la escuela y el trabajo no hay tiempo para ser “chica” y entonces en 1999 descubro el internet y mi mundo se expande.

Descubro que hay personas lindas, travestis como yo, transgenero, transexuales, etc. También descubro que el acoso es grande, que las ofertas de ropa y maquillaje a cambio de sexo son parte del día a día, cambio de mail, y empiezo a formar algunas amistades, descubro un grupo de apoyo y muchas dudas son resueltas y comienzo a preguntarme ¿Cómo es que quiero vivir mi vida? ¿Acaso sigo feliz como hombre? ¿Cómo sería ser mujer? ¿Qué pasaría con la escuela, con mi familia, con mi mundo? me invade el miedo una vez más y el travestismo a escondidas o como se dice “en el closet” ya es parte de mi vida pero la culpa me invade, mis sentimientos de estar haciendo algo malo y termino desechando mi ropa de chica casi a la misma velocidad con que la compro.

Año 2001, al fin Universidad, al fin independencia financiera y fuera de mi casa. Estoy a 4 años de ser “libre” y haber cumplido todos esos años de no mostrar a Mariana por el miedo y mis tonterías de que perdería oportunidades o que no terminaría la escuela, entre muchas otras y aquí descubro que no es Mariana sino su lado “masculino” quien tiene miedo, quien pide a gritos ser totalmente femenino y empiezo a beber sin control, no es grato, no está siendo lindo pero esto puede más que yo y toda la frustración intenta ser olvidada a través del alcohol…

Año 2016, tengo 33 años, universidad, una pareja, algunos viajes y muchos planes… pero sigo sin estar completa, sigo asustada y relegada a un mundo que no corresponde con lo que quiero. He escrito tantas páginas, tantos blogs, tantas historias tanto en juicio como ebrio y entonces sentada en casa, con unos tacones y los labios de color rosa claro me pregunto ¿Cuánta más de tu vida vas a ocultar? si ya tienes muchas cosas que siempre quisiste y sigues sin ser feliz por que no te dejas ser tu misma…

Y así comienzo este blog y muchos cambios en mi vida, comienzo a platicar con las personas a quienes les tengo confianza, comienzo a estar segura de que ya no puedo ocultar a Mariana y que dejarla libre me hace feliz, muy feliz.

Estoy comenzando el camino y creo que aún es largo, no sé hasta donde deseo llegar pero estoy segura de algo, quiero ser ella, ser Mariana, ser yo, con tacones o con tennis pero dejar salir mi personalidad y gustos que durante tantos años he mantenido reprimidos por miedos tontos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Advertisements