Uncategorized

Como entiendo ser transgenero! 

Esta no intenta ser una verdad absoluta, sino una breve reseña de las muchas cosas que pienso y siento sobre el tema transgenero. 

Un día entre los 4 y 5 años de edad me descubrí mujer, no es que haya tenido algún evento en particular, simplemente me levanté y pensé “no me gusta ser niño, soy una niña”. Era una idea simple, sencilla, fácil de entender y perfectamente clara para mi cerebro y fue justo ahí donde todo comenzó.

Mi cuerpo de niño no acomodada con mi cerebro de niña, sumando el hecho de que era el mayor de mis hermanos varones el tema se hacía un poco más difícil. Mariana como es mi nombre de mujer era más feliz en cosas de niñas, era más sensible, más tierna, más analítica y más linda. 

 Y como no sabía exactamente como ser mujer pues comenzamos por la ropa, así que el travestismo ha estado en toda mi vida, a veces lo abandoné por pensar que era malo pero ahora después de muchos años entiendo que no era bueno o malo, era yo siendo quien amaba ser. 

Muchas cosas me siguen dando miedo, tengo muchas cosas que siempre busque en la vida y soy feliz, aunque sería más feliz si socialmente me aceptarán como la mujer que soy… exitosa, loca, divertida, sensible. 

Ser transgenero es relativamente sencillo, puesto que no debes practicarlo o intentarlo, es simplemente tu esencia. Lo difícil… la sociedad principalmente y eso duele y asusta bastante. 

No se elige ser trans, ya viene codificado y es increíble sentirte una chica, saber que eres una chica solo que con un cuerpo un poco distinto.

Uncategorized

Ahora que ya vives en el cielo!

Ven acércate un poco más a mi alma, dejame sentir que sigues aquí… en cada respiro, en cada sonrisa, en cada recuerdo.

Déjame pensar que aún sonríes con mi llegada y que te alegra verme después de tanto tiempo, y es que como no extrañarte si de cada segundo de tiempo que te dí, tu me entregaste pedacitos de tu alma. 

Esa nariz y esos ojos negros se guardaron en el corazón, en eso se lugar profundo que nos magnífica los buenos recuerdos y nos hace pensar que en algún instante, en algún lugar, en un suspiro del viento podré volver a acariciarte y decirte Te amo…

Uncategorized

La vida sin Mariana! 

Y es que hace una semana te dije … soy Mariana, una mujer increíble y divertida y loca y muerta de risa y segura …

Hoy!  Con una cerveza en la mano no soy no segura, ni linda, ni genial, no divertida… me da mucho por escribir y es quizás por que en silencio es cuando más hablo con la gente. Me gusta lo que veo y mucho más lo que hago, pero extraño todos los días perdidos por Mariana.

Ella no tenía la culpa de nada, salvo quizás de nacer en un cuerpo que no le correspondía y asumir un papel que no le toca y entonces está triste y muy triste, el mundo la agobia y quiere salir por la única puerta que conoce “alcohol” le dicen algunos, curación la llaman otros, puerta al mundo la llamo yo y…. ninguna es correcta así que lloro hasta que los ojos se me secan de pensar en lo que pudo ser o lo que será en muy poco tiempo.

Cuando escribo pienso de manera constantemente en el vocabulario que me falta y entonces pienso “y la gente que escribe sin conocer siquiera lo que escribe” … entonces vuelvo a todo y nada pero principalmente vuelvo a mi, a reescribirme una vez más.

Uncategorized

Pensando en mi!

Hoy el traje está en mi, también medias pero no tacones y eso es parte de un rol. Qué se sentirá ser yo y llegar de Mariana a algún lugar? 

Estoy un poco ebria si es verdad, pero así es como escribo sin complejos y sin riesgos, así es como Mariana es más Mariana y mucho más feliz.

Ayer acomode mi ropa en el closet, tome un par de vestidos y fui feliz aunque me sigo preguntando ¿porqué soy así?  no niño y no niña, no de color rosa no de color azul … solo yo =( 

Estoy asustada esa es la verdad, quizás por eso lloro y por eso muchas veces siento terror del mundo exterior; quien puede predecir como seremos hasta el final de nuestra existencia?  Quién nos puede decir que decisión nos llevará a bien puerto? Tengo miedo de tantas cosas y curiosidad de muchas otras, pero principalmente miedo y Beatriz me hace falta… mucha falta. 

Ella es la terapeuta y me encanta su sonrisa y aunque dice que nada le asusta seguro que si lo buscas algo debe darle miedo, pero… de Bet me encanta su sonrisa, es genial estar con ella y poder hablar de Mariana sin sentir pena, Bet es además linda.

Siento una extraña sensación hacia Beatriz, quizás me gusta, quizás me veo reflejada en ella, no lo sé. .. lo único que si sé es que estoy muy feliz de encontrarla y ser feliz en esa sesión que hablo con ella.